Use este identificador para citar o enlazar este ítem https://repositorio.unicach.mx/handle/20.500.12114/738
Título : Nidificación de Digitonthophagus gazella y Euoniticellus intermedius (Coleoptera: scarabaeidae: scarabaeinae) en un paisaje ganadero de Tonalá, Chiapas
Autor : García López, Marcos Mauricio
Palabras clave : Escarabajos
Identificación
Artrópodos
Chiapas
Fecha de publicación : may-2014
Editorial : Instituto en Ciencias Biológicas - Licenciatura en Biología - UNICACH
Resumen : El estudio de los artrópodos representa un aspecto prioritario en el estudio de los ecosistemas terrestres (Kremen et al., 1993). La clase Insecta es un grupo mayoritario del reino animal (Cabezas, 1996), representando 75 % de la fauna conocida. Se estima que existen más de diez millones de especies de las cuales se han reportado poco más de un millón, el resto se desconoce para la ciencia (Martínez et al., 2011). De la clase Insecta el orden Coleoptera, conocidos comúnmente como “escarabajos”, es el más diverso con aproximadamente 357, 899 especies descritas, que corresponden a cerca del 40 % de los insectos y el 30 % del reino animal. En la región neotropical se conocen 127 familias, 6703 géneros y 72, 476 especies (Costa, 2000). Los insectos de este orden taxonómico se caracterizan por presentar un primer par de alas endurecido denominado “élitros”; tales estructuras protegen al resto del cuerpo, de ahí que el termino coleóptero provenga del griego coleos= duro y pteron=ala (Amat et al., 2005). El término escarabajo coprófago describe a coleópteros que utilizan el excremento de vertebrados, principalmente el de mamíferos omnívoros, como fuente principal alimenticia y para su reproducción, incluye a las especies agrupadas en las familias Geotrupidae, Aphodiidae y Scarabaeidae (Halffter y Edmonds, 1982). Los escarabajos coprófagos (Coleóptera: Scarabaeidae) son un grupo de insectos esenciales en el funcionamiento de los ecosistemas al participar activamente en la descomposición del excremento, incidir en el flujo de energía, la remoción del suelo, la dispersión secundaria de semillas y el control de parásitos (Nichols et al., 2008). La alimentación y el comportamiento de nidificación de los escarabajos toman lugar debajo de la superficie del suelo (Halffter y Edmonds, 1982). En los escarabajos coprófagos de la familia Scarabaeidae existen tres estrategias comportamentales que obedecen a la forma como los individuos toman el excremento y lo relocalizan: los cavadores (paracópridos) hacen galerías y llevan parte del excremento hacia abajo, los rodadores (telecópridos) hacen bolas con el excremento y las alejan rodándolas y los residentes (endocópridos) viven dentro del excremento o en la interfase excremento-suelo (Halffter y Matthews, 1966; Hanski, 1990). Scarabaeinae, es una subfamilia ampliamente distribuida y uno de los grupos más peculiares dentro de la superfamilia Scarabaeoidea debido a su distintiva y diversa morfología, y a la complejidad de su comportamiento alimenticio y reproductivo (Hanski y Camberfort, 1991; Halffter y Matthews, 1966; Halffter y Edmonds, 1982). Dependiendo del método utilizado para la relocalización del alimento, los Scarabaeinae se pueden clasificar conductualmente como excavadores y rodadores (Halffter y Edmonds, 1982). Se consideran especies exóticas invasoras las especies no nativas de plantas, animales, hongos o microorganismos que fuera de su hábitat natural se reproducen rápidamente y desplazan a las especies originarias, causando desequilibrios ecológicos potenciales entre las poblaciones silvestres, así como cambios en la estructura y funcionamiento de las comunidades. Pueden ocasionar la extinción local de poblaciones nativas y alterar la integridad de los ecosistemas (Liedo y Malo, 2013). Las especies introducidas a menudo consumen o se alimentan de las nativas, se multiplican más rápidamente, las infectan o las convierten en portadoras de enfermedades, compiten con ellas, las atacan o hibridan con ellas (Wittenberg y Cock, 2001). Los insectos invasores afectan no sólo a la biodiversidad, también ocasionan graves pérdidas de recursos agrícolas y forestales (CONABIO et al., 2006). La distribución de las especies invasoras está regulada por factores ecológicos y/o históricos que van desde la cantidad de recursos y la restricción impuesta por los factores ambientales, la intervención directa de factores antrópicos o azarosos. La capacidad invasiva de los insectos puede ser importante si la especie tiene un amplio rango en sus hábitos alimenticios, alta capacidad de dispersión, alta tasa de reproducción, baja tasa de mortalidad y una excelente condición de especie competidora, asegurando así la colonización de un gran número de hábitats, perfilando su condición de invasor (Amat-García et al., 2011).
Descripción : Director: Dr. Jorge Leonel León Cortés, M. en C. Ubaldo Caballero Pérez, M. en C. Reynaldo Moctezuma Román
URI : https://repositorio.unicach.mx/handle/20.500.12114/738
Aparece en las colecciones Licenciatura en Biología

Archivos en este ítem:
Archivo Descripción Tamaño Formato  
BIO 595.76 G37 2014.pdfTesis966.4 kBAdobe PDFVisualizar/Abrir


Todos los derechos reservados.