Use este identificador para citar o enlazar este ítem https://repositorio.unicach.mx/handle/20.500.12114/349
Título : Guía ansiedad una razón de peso
Autor : Santiago Guillen, Rocío Elizabeth
Palabras clave : Psicoterapia
Sistema nervioso
Nutrición
Enfermedades
Fecha de publicación : may-2017
Editorial : Facultad en Ciencias de la Nutrición y Alimentos - Licenciatura en Nutriología - UNICACH
Resumen : Aspecto que caracteriza a la modernidad alimentaria es la ansiedad, por la frecuente información sobre como tener una alimentación saludable. Por otro lado, hay numerosos programas de educación que señalan las modificaciones y el control de la ingesta de calorías en forma de grasas saturadas y azúcares. Provocando confusiones y que, junto con la publicidad, los patrones estéticos y la moda están influyendo a la aparición de trastornos alimentarios (SARASON, 2007). En 1929 Cannon, se refirió a la ansiedad como Respuesta de lucha-huida, dado que se trata de una reacción primitiva y refleja que nos prepara para luchar o bien para huir del peligro. La finalidad de la ansiedad es proteger al organismo y sus intereses. El Sistema Nervioso Autónomo (SNA). Es el encargado de coordinar dicha activación motora y todos los cambios físicos. El SNA forma parte del sistema nervioso periférico. Es un sistema involuntario que se encarga de regular funciones tan importantes como digestión, circulación sanguínea, respiración y el metabolismo (PAPATIA, 2012). Diversas investigaciones comentan que la ansiedad es un conjunto de síntomas que genera nuestro cuerpo. Cuanto mejor lo cuidamos, más facilidad tenemos para controlar y eliminar los molestos síntomas de ansiedad: taquicardia, mareo, dolor de estómago, ahogo, temblor. Estos síntomas surgen cuando hay estrés en nuestros sistemas físico y mental. Tanto los alimentos procesados, altos en azúcares y grasas saturadas, como los déficits vitamínicos, crean inevitablemente ese tipo de tensión (PAPATIA, 2012) Existen diversos factores para que aparezca la ansiedad como: Pensamientos negativos, tensión y cansancio acumulados, falta de vitaminas, digestión de alimentos procesados (jamón, salchicha, pizza). Hallazgos científicos actuales sugieren que incluir la prescripción basada en nutrientes en el tratamiento de los trastornos mentales tiene un potencial muy beneficioso. Está ampliamente demostrado que muchos de estos nutrientes tienen una relación directa con la salud de nuestro cerebro. Los nutrientes se dividen en macronutrientes y micronutrientes. Los macronutrientes constituyen la mayor parte de la dieta y suministran energía, así como los nutrimentos esenciales para el crecimiento, el sostenimiento y la actividad; son macronutrimentos los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. Los micronutrientes son las vitaminas y los minerales, estos ayudan a regular procesos químicos que tienen lugar adentro del cuerpo y en la formación de todos los tejidos, huesos, dientes y sangre (WILLIAMS, 2005). Los estudios realizados por la (Organización Mundial de la Salud) OMS en noviembre 2012, en referencia a la actividad física y el deporte, refieren que puede ayudarnos en muchos aspectos de nuestra vida, como sentirnos mejor, combate la ansiedad y la depresión (Enfermedad o trastorno mental que se caracteriza por una profunda tristeza, decaimiento anímico, baja autoestima, pérdida de interés por todo y disminución de las funciones psíquicas), mejora nuestra salud. La OMS enfatiza que el deporte es clave para nuestro gasto energético (LACASA, 2012). El trabajo surgió con la inquietud de buscar apoyo científico veraz, activo, actual que condujo a escudriñar minuciosamente la información acerca del sobrepeso. A menudo las personas refieren comer por ansiedad. Por lo que se considera necesario aquilatar y poder apreciar debidamente la presencia de ansiedad en los problemas de sobrepeso. El sobrepeso es al estado caracterizado por la existencia de un IMC igual o mayor a 25 kg/m2 y menor a 29,9 kg/m2 y en las personas adultas de estatura baja, igual o mayor a 23 kg/m2 y menor a 25 kg/m2 (BARRERA, 2013). El sobrepeso y la obesidad por su magnitud y trascendencia son un problema de salud pública. Los avances tecnológicos, un incremento en la urbanización y la globalización de mercados, han provocado consecuencias negativas en los patrones de alimentación, en los estilos de vida y recreación. En las últimas décadas se ha observado un incremento en el consumo de dietas con alta densidad energética particularmente altas en grasas saturadas y en carbohidratos refinados y bajas en fibra, en combinación con la disminución en la actividad física (GARCIA, 2009). La presente investigación sugiere al nutriólogo apoyar a los individuos no sólo preocupándose del peso corporal y de factores de riesgo cardiovascular u otras posibles patologías físicas asociadas. Sino también identificar a la ansiedad como factor de riesgo de sobrepeso en las personas adultas, valorando el estado emocional, ya que puede ser éste un factor de solución. En este trabajo se expone como resultado la elaboración de una guía sobre ansiedad y sobrepeso.
Descripción : Director: Dr. Mario Alberto Coello Moreno
URI : https://repositorio.unicach.mx/handle/20.500.12114/349
Aparece en las colecciones Licenciatura en Nutriología

Archivos en este ítem:
Archivo Descripción Tamaño Formato  
NUT 616.89 S26 2017.pdfTesis1.02 MBAdobe PDFVisualizar/Abrir


Todos los derechos reservados.