Use este identificador para citar o enlazar este ítem https://repositorio.unicach.mx/handle/20.500.12114/1323
Título : Orientación hacia la sustentabilidad en estudiantes universitarios de Chiapas
Autor : Hernández Salazar, Anahí
Palabras clave : Desarrollo sostenible
Educación superior
Educación ambiental
Aspectos ambientales
Fecha de publicación : oct-2017
Editorial : Facultad de Ciencias Humanas y Sociales - Licenciatura en Desarrollo Humano - UNICACH
Resumen : El acelerado crecimiento de la población, con la consecuente demanda de recursos que se requieren para satisfacer las necesidades de las personas, ha propiciado que las personas, encuentren, cada vez más, mayores obstáculos para alcanzar el bienestar. En la vida contemporánea, con mayor frecuencia se manifiestan señales de alerta como son: degradación ambiental, esquemas de educación deshumanizantes, pobreza, delincuencia, degradación social, estilos de vida poco saludables, deterioro del sentido de comunidad y desintegración familiar, por citar algunos (Mohamad y HjAyob, 2013). Esto hace evidente un estado de crisis generalizado que requiere, con sentido de urgencia, de la renovación en la manera de ser, hacer y convivir como sociedad Los problemas a los que se enfrenta la humanidad son cada vez más grandes y requieren enfoques complejos, multifacéticos y sinérgicos, más allá de cualquier proceso de transformación lineal (Voula, 2010). En este escenario, el paradigma de sustentabilidad ha surgido como respuesta para re-orientar el proceso civilizatorio de la humanidad y hacer frente a los cada vez mayores retos de supervivencia (Leff, 2010). En este sentido, la sustentabilidad no es una condición de vida a alcanzar, una meta, sino que debe entenderse como un proceso que debe tener como eje fundamental la equidad inter e intra generacional, la búsqueda del bien común de la generación presente y de las que vienen detrás; donde la justicia y el sentido de comunidad propicien una convivencia adecuada entre las personas y el entorno (Calvente, 2007). En esta nueva racionalidad, las personas juegan un papel fundamental, pues son en quienes recae la responsabilidad de adoptar y mantener un estilo de vida afín a este paradigma. En este escenario, las ciencias sociales, el desarrollo humano y la psicología, como campos disciplinares, tiene la posibilidad de coadyuvar al estudio y comprensión de conductas, comportamientos y estilos de vida acordes con la sustentabilidad. Al respecto, se han realizado diversos estudios acerca de la conducta y como ésta puede condicionarse para evitar el deterioro del medio o minimizar el impacto negativo de acciones humanas (Grobb, 1992), la preocupación por el entorno social como condición necesaria para alcanzar un desarrollo humano sustentable (Schmuk y Schultz, 2002) y el papel activo del ser humano en el cuidado del entorno sociofísico (Corral-Verdugo et al, 2011). Los trabajos de Corral- Verdugo sugieren que los estilos de vida acordes con la sustentabilidad son patrones de acción y consumo utilizados por las personas para afiliarse y diferenciarse de otra gente al lograr una mejor condición de vida mediante la satisfacción de sus necesidades bajo un marco de respeto al entorno y sus semejantes, con noción de futuro (Corral et al., 2008). Corral expone que estos estilos de vida sustentables como lo son la frugalidad, altruismo y equidad son vinculadas a determinantes psicológicos como la propensión de futuro, interdependencia, deliberación pro-ambiental, entre otras. A este constructo Corral y otros (2008) lo denominan orientación hacia la sustentabilidad, la cual afirman que correlaciona positivamente con la felicidad, sugiriendo de esta forma que la proximidad hacia la sustentabilidad corresponde a una percepción positiva acerca del bienestar de las personas. Este constructo es el que se retoma en este trabajo, con particular interés en los componentes pro-sociales, como contrapeso a la noción ecologizada de la sustentabilidad insertada en la colectividad. Es evidente que todo cambio de racionalidad, como el que implica el paradigma de sustentabilidad, requiere de esquemas de formación formal y no formal a los sujetos que favorezcan transitar con certeza hacia esa nueva manera de entender la vida y la convivencia con el entorno, a partir de propiciar en ellos cambios en la conducta y en el pensamiento individual así como en la dinámica e imaginario social de mediano y largo plazo para instaurar los llamados estilos de vida sustentables. En este sentido, las Instituciones de educación superior, en quienes se delega la responsabilidad de formar a los nuevos ciudadanos y profesionistas que habrán de tomar decisiones en un futuro inmediato, tienen un rol trascendental y una responsabilidad innegable. Ante ello, algunas IES han incorporado a sus mapas curriculares, o intentado hacerlo, a la sustentabilidad como eje transversal, sin embargo, frecuentemente no incorpora con solidez a elementos que coadyuven a propiciar una orientación pro-social en los jóvenes universitarios, es decir, una orientación próxima a la sustentabilidad.
Descripción : Director: Dr. Jesús Ocaña Zúñiga
URI : https://repositorio.unicach.mx/handle/20.500.12114/1323
Aparece en las colecciones Licenciatura en Desarrollo Humano

Archivos en este ítem:
Archivo Descripción Tamaño Formato  
DEHU 333.714 H47 2017.pdfTesis1.98 MBAdobe PDFVisualizar/Abrir


Todos los derechos reservados.