Use este identificador para citar o enlazar este ítem https://repositorio.unicach.mx/handle/20.500.12114/1213
Título : Recetario de platillos endémicos de la sub-región centro de Tabasco
Autor : Valdez Rivera, Itzel
Palabras clave : Alimentos
Cocina mexicana
Cocina
Recetarios
Hábitos
Tabasco
Fecha de publicación : sep-2017
Editorial : Facultad en Ciencias de la Nutrición y Alimentos - Licenciatura en Gastronomía - UNICACH
Resumen : “Vamos a Tabasco, que Tabasco es un edén” frase de una canción emblemática y conocida en el estado y gran parte del país que lo describe a la perfección. En el pasado, Tabasco fue tierra de los olmecas, “cultura madre” mesoamericana, es a partir de esos tiempos que la región se fue haciendo de un catálogo de riquezas culturales, vestigios prehispánicos y manifestaciones mestizas las cuales se representan hoy en día como tradiciones, ritos y costumbres. El nombre Tabasco tiene origen incierto. Bernal Díaz del Castillo se refiere a él por la supuesta llegada de un rio así llamado, y también porque tal era el apelativo del cacique que regía al pueblo encontrado por los conquistadores. (Gobernación, 2010) El vocablo parece tener origen de Taabs Coob, último gobernante indígena de la zona, hermano de Moch Coob, señor de Champotón; sin embargo, otros documentos dicen que proviene de Tlapalco, que en lengua náhuatl significa “lugar donde la tierra está húmeda” La gastronomía tabasqueña no se puede concebir sin el plátano, cuyo cultivo se introdujo a México por Tabasco a finales del siglo XIX. Ni el paso del tiempo ni la modernidad han eliminado elementos y materias primas originales de su gran cocina, como el armadillo, el cual se consume perfumado con acuyo, gracias a la vegetación selvática de la zona destacan artículos artesanales como la cestería, así como las jícaras labradas donde se acostumbra a tomar el pozol; las plantas como la hoja de chipilín, la chaya y el momo forman parte de la cultura gastronómica de tabasco, frutas como el caimito, el chinin y la nona entre otras son las más famosas, el pejelagarto cuyas características primitivas lo distinguen de los demás peces; es muy apreciado por su carne blanca y firme. La naturaleza de tabasco es única y se convierten en platillos paradisiacos: cacao, caña de azúcar, maíz, frijoles, piñas, mangos, yucas, pimienta de tabasco, camote, chayotes, ostiones, sardinas, robalo, cazón; resultado de esto es que la industria alimentaria es una de las principales actividades económicas e industriales del estado. Los elementos más importantes en la cocina tabasqueña son el color, textura, sabor y aroma; han derivado platillos endémicos como el pejelagarto que pueden comerse en mole verde, asado, en empanadas, iguana en estofado, armadillo a la parrilla, tortuga en sangre, armadillo en adobo, venados y serpientes practica ahora prohibida para proteger a la especie, dulce de coco con piña o con panela, pozol, cocadas y el típico dulce oreja de mico; dulce elaborado con papaya silvestre muy pequeña. Los elementos distintivos de esta cocina se han impuesto sobre otras influencias. La palabra endémica es conocida como un recurso particular de una región y de la cual es exclusiva de una determinada localidad, siendo una característica común entre la flora y la fauna del ambiente.
Descripción : Director: Mtra. Tlayuhua Rodríguez García
URI : https://repositorio.unicach.mx/handle/20.500.12114/1213
Aparece en las colecciones Licenciatura en Gastronomía

Archivos en este ítem:
Archivo Descripción Tamaño Formato  
GAS 641.597263 V35 2017.pdfTesis2.08 MBAdobe PDFVisualizar/Abrir


Todos los derechos reservados.